Seleccionar página

by Daniel Sánchez Arévalo

«Tú y yo somos como dos peces, dos pececillos de agua fría vulgares. Lo que pasa es que tú no te conformas con estar dentro de la pecera.»

Aparte de las grandes interpretaciones está la historia.

Una historia que no nos puede dejan indiferentes porque es tan similar a la vida que te parece que estás observando a tus vecinos desde la ventana, esa ventana tan indiscreta.

Los personajes están atrapados en unos destinos marcados antes de que naciesen y lejos de sentirse desgraciados luchan. Luchan, luchan y luchan.

A cualquiera podría parecerles una panda de perdedores a mi me parecen Héroes.

¿Y si empezásemos a mirar de verdad a los demás?