Seleccionar página

By Javier Aguirre Fernández

«La luna ya no es sólo de los Americanos y de los Rusos ahora es también de los Españoles.»

Qué espíritu aquel de los 70 en la que hasta Tony Leblanc creía que podía llegar a la luna con los «propergoles» de José Luís López Vázquez. Qué ejemplo de emprendimiento el de Laly Soldevila al cocer y cocer el pollo hasta dejarlo convertido en cápsulas que comerse en pleno vuelo espacial.

Y es que a lanzados no nos gana nadie, basta con un ¿a qué no te atreves? para que saquemos lo mejor de nosotros, o al menos así era antes.

Tal vez sea sólo una comedia pero en ella podemos ver algunos rasgos que actualmente parecen haberse perdido. Sumidos en un buenísmo trasnochado, y con olor a humedad, entonamos el mea culpa mientras nos aprendemos el discurso común sin atrevernos a pisar fuera de las líneas marcadas en el suelo.

¿A qué no te atreves a ser diferente?